CPI (Curioso pero inútil)

En directo en la Red desde 11111010100

Tiempo al tiempo

Correr un maratón en dos horas es cuestión de tiempo.

Haile Gebreselassie, atleta.

Más concretamente, es cuestión de dos horas 😀

Nunca hagas enfadar al operario…

…en un parque de atracciones.

107 vueltas, ná menos. Los participantes manifiestan en sus declaraciones no haber vomitado al bajar. En realidad se trata de miembros de un foro sobre parques de atracciones que consiguieron un viaje en modo manual, dejando al operario lucirse en las vueltas. Si hablan ustedes alemán, estimados lectores, en onride.de les dan más detalles. La versión sin acelerar también está en YouTube.

[Libro] España, perdiste (2007-32)


Título: España, perdiste
Autor: Hernán Casciari
Tema: Ensayo, humor
Editorial: Plaza & Janés
Páginas: 229
ISBN: 978-84-01-37970-3
Idioma: Español

Hernán Casciari es un escritor/guionista/publicista argentino que se vino a España por amor, según manifiesta en sus declaraciones. Y es un genio.

Pocas personas despiertan en mí tanta admiración por su estilo, por sus ideas y por cómo les da forma. Es espectacular. Este hombre escribe como quiere, lo sabe y se recrea. Sigo sus andanzas en Orsai desde hace algún tiempo, y con cada nuevo relato/corto/historieta/chiste me sorprende. También escribe un blog en El País, sobre televisión, muy entretenido. Ha sido vidente y loco y muchas otras cosas.

No puedo más que firmar aquí mi admiración por el trabajo de este hombre. Él sabe que es muy bueno, no es ciego, pero no es un endiosado. Es un humorista fino cuando quiere, saca la brocha gorda cuando le apetece, puede llegar a ser zafio o poeta. Para mi gusto tiene muchísimos registros. También sabe usar sus dones para el mal, como cuando escribió Canelones, uno de los relatos más perturbadores que he leído en mucho tiempo. Pedazo de cabrón, Hernán, con todas las letras, sea cierta o no la historia a mí me dejaste hecho polvo durante muchas horas, y muchos días. Llámenme sensiblero, pero un tipo capaz de escribir algo así tiene sobre mi alma tal control que me asusta.

El libro contiene nos cuantos relatos que ya había leído en Orsai y algunos otros que no recordaba. No sé si todo lo que está en el libro está en Orsai, y no me importa, porque el libro quería tenerlo. Cuando vaya a Barcelona me lo llevaré, por si en una casualidad cósmica de éstas resulta que Orsai está localizable y puedo llevarle el libro para que me lo dedique.

Talento, estimados lectores. Talento por los cuatro costados, humor y oficio. Me encanta Hernán Casciari.

Mi nota: Imprescindible

Música CPI: Música Electrónica

Me manda Navalguijo un enlace fantástico. Un grupo de “iluminados” acopla un modulador a una bobina de Tesla y hace una música bastante espectacular:

Primero, veamos el mecanismo. Este hombre tiene que tener un letrero ENORME de “No pasar” en la puerta de su cuarto:

Impresiona, ¿no? Puede observarse cómo el gas el tubo fluorescente se ioniza a causa de los voltajes desarrollados a su lado.

Una vez que vemos el funcionamiento, deleitémonos con los virtuosos:


Tetris


Obertura 1812

Y si se han quedado con ganas de más, tienen hasta 18 en la página de Youtube del Geek Group.

Las bobinas de Tesla son transformadores de resonancia: dos circuitos eléctricos (primario y secundario) que entran en resonancia a una determinada frecuencia, para decirlo rápidamente. La corriente que llega al circuito primario oscila y “se acopla” con la del secundario, provocando una transferencia de carga. Cuando la carga del secundario llega a un límite que depende de muchos factores (geometría, humedad relativa del aire, proximidad de objetos metálicos), el aire, que es aislante, alcanza su capacidad máxima de aislamiento, deja de aislar y comienza a conducir la electricidad (ruptura del dieléctrico, llamaban a este efecto mis profes). Resultado: se produce una descarga en corona del secundario.

O sea, que tenemos un rayo, vaya. Este rayo puede ser modulado mediante una corriente de modo que tenga una frecuencia audible. Y esto es lo que hemos visto: La carga y la descarga se hace en ciclos de frecuencia audible, por lo que al oír 440 descargas por segundo nos parece en realidad estar oyendo un “La” de 440 Hz. La propia electricidad va a 41.000 Hz (en algunos modelos, supongo que en éste también), es el ritmo de encendido y el apagado el que nos permite oír la música. Enchufando el modulador al teclado de un piano (o a otro instrumento musical) podemos hacer música que electrice a nuestro público ;).

CPI con Ozú.es

Estimados lectores:

Como no dudo de su sagacidad, supongo que han visto la barra de enlaces de Ozú.es que aparece en la parte superior derecha de CPI desde el 1 de octubre.

Les quiero contar, estimados lectores, que la barra obedece a un acuerdo al que hemos llegado CPI y Ozú para colaborar durante unos meses (renovables). Esta colaboración se extenderá, probablemente, con algún bloque de publicidad aún sin especificar. La colaboración no, repito, no afecta a los contenidos. CPI sigue siendo libre como el viento solar que arranca colas de cometas para hacer lo que le dé la gana con sus contenidos, incluido el criticar a Ozú si se tercia la ocasión. Sólo yo (junto al informático oficial de CPI, que arregla los desmanes que yo creo) tengo acceso al servidor de CPI y así seguirán las cosas.

Lo primero que pensé cuando Ozú se puso en contacto conmigo fue “¿pero siguen existiendo?”. Ozú me recordaba a los años 90 en Internet. Pues sí, siguen existiendo, y quieren relanzar todo el portal de nuevo. De hecho, ya llevan un par de campañas de éxito, entre las que está el famoso Día del Orgullo Friki. Me hicieron una propuesta que me pareció más que aceptable. Además de incluirme entre las “páginas Ozú”, entre las ventajas que recibe CPI en este intercambio es de destacar la posibilidad de aprovechar la infraestructura informática del grupo Vocento, propietario de Ozú (servidores, ancho de banda…), que quedó como posibilidad cercana al firmar el acuerdo. Así que si les apetece echen un vistazo a Ozú, por si encuentran algo de su interés. Y si no, pues gracias por leer esto, y sigamos con lo nuestro.

¿Por qué les cuento esto? Porque quiero que estén bien informados, estimados lectores. Supongo que comprenden que este humilde escribidor que les atormenta no se niegue a obtener algún beneficio de CPI cuando se le presenta la ocasión, como pago por el trabajo que tan gustosamente hago, siempre que estos beneficios no signifiquen la pérdida de calidad o independencia de la página. Y, sobre todo, no quiero que piensen que CPI ha sido absorbido o comprado por otra empresa, o que ahora mis opiniones se verán coartadas por este u otro acuerdo. Y quiero que sepan que todo sigue como estaba, conmigo liadísimo pero dispuesto a seguir resolviendo todas las cuestiones que pueda, al tiempo que de vez en cuando les haga reír o pensar con cosas relacionadas, de alguna manera, con la ciencia.

Y ahora, vamos con cosas más divertidas.

Página 7 de 177« Primera...56789...203040...Última »