CPI (Curioso pero inútil)

En directo en la Red desde 11111010100

La sonda SMART-1 se estampa en la Luna

Esta mañana, a las 07:42:22, la sonda de la Agencia Espacial Eurpea (ESA) SMART-1 ha colisionado con la Luna, en el momento y el lugar deseados. Ha producido un cráter de entre 3 y 10 metros de diámetro y ha levantado una nube de polvo de varios kilómetros de altura (entre 5 y 20). ¡La misión ha sido un éxito!




En la anterior animación (flash) puede verse la simulación de los últimos momentos de la sonda SMART-1. La principal misión del satélite ha sido, desde que se lanzó en septiembre de 2003, la demostración de nuevas tecnologías en órbita (como, por ejemplo, el motor de iones de Xenon que la impulsa) y la cartografía a muy baja altitud de la superficie lunar, entre otras.

CPI tiene la inmensa suerte de tener entre sus lectores a gente que está en la misión. KillerRex y Selene nos han tenido informados, desde el foro CPI, de cómo iban los últimos momentos de la SMART-01 (SM1 para los amigs). KillerRex, además, nos ha enviado un fantástico resumen, que he retocado mínimamente:

Smart-1 es una misión de bajo coste de demostración de tecnología: Esto se traduce en que casi cualquier cosa era nueva y que el equipo de control de vuelo (Flight Control Team) ha hecho auténticas virguerías para lograr que siga funcionando… con mucho menos personal que una misión normal. La última, recuperar ayer la nave en tiempo record de un safe mode.

Quizá la parte más sorprendente fue el motor iónico con el que se impulsaba.

motor_de_iones.jpg

La idea detrás es muy simple: Un campo eléctrico acelera un flujo de iones de Xenon hasta velocidades del orden de 20.000 m/s. La fuerza es muy baja (del orden de 60 mN [miliNewtons]) porque la masa es muy pequeña, pero puede hacerlo durante días enteros seguidos. Esa es la razón de la órbita en espiral tan curiosa que ha seguido SM1:

orbita_SM1.gif

orbita_2.gif

Por cierto, en el paso entre una y otra gráfica anterior se pasó por el punto de libración L1 en uno de los momentos más críticos de la misión: Según como entrase podía desde estrellarse en la Luna a escaparse del sistema Tierra-Luna.

Luego de este viaje la nave ha estado un año largo en una órbita lunar exprimiendo los instrumentos científicos que llevaba.

Yo me incorporé a la misión cuando nos acercábamos al punto L1 optimizando las maniobras para lograr disminuir el apolunio hasta órbita operacional. Hay que decir que yo no soy más que una pequeña pieza, hasta en una misión como ésta de “bajo presupuesto”.

El proceso típico podría ser: primero determinación de órbita ha calculado la trayectoria a partir de las miles de medidas de las estaciones, sobre eta yo preparo y optimizo una maniobras. Actitud se encarga de calcular los giros que ha de hacer la nave para realizar estas maniobras, junto con los necesarios para los científicos. Finalmente todo esto se le pasa al Flight control Team para que lo traduzcan en comandos y se lo manden a la nave…

El porqué se va a estrellar es que las órbitas en torno a la Luna son bastante inestables por culpa de las perturbaciones de la Tierra. Ésta hace que la órbita se vuelva cada vez más elíptica pero sin aumentar la energía… con lo que la única manera de hacerlo es subiendo el apolunio y bajando el perilunio.

Hace un año decidimos gastar todo el Xenon que quedaba para prorrogar la misión un año más, ahora hemos hecho unas maniobras muy especiales para lograr elevar un poco lá órbita y que se estrelle cuando queremos… y no el 17 de agosto como hubiese hecho.

En Junio hicimos unas maniobras para elevar el perilunio pero no fueron convencionales: Smart-1 estaba sin Xenon con lo que el motor principal no funcionaba, pero por suerte quedaba mucha hidracina y los motores de actitud. Así que lo que se ha hecho es sacar impulso de los motores de actitud haciendo maniobras deliberadamente descompensadas (normalmente tratas de que las maniobras de actitud den momento puro, con resultante de fuerzas nula). Vamos, lo más parecido a hacer calceta: Hicieron falta decenas de vueltas con varias de estas maniobras para lograr retrasar el impacto del 17/8 al 3/9, y especialmente lograr un punto de impacto cerca del terminador, para que la luz del Sol no estorbara y el impacto fuera visible gracias sólo a la iluminación de la luz reflejada en la Tierra, y en un intervalo de tiempo que tuviese buena visibilidad desde los observatorios.

Finalmente hace un par de semanas hicimos las últimas maniobras para hacer un ajuste fino, todo parecía encarrilado pero Murphy aún tenía mucho que decir 😀

Normalmente la superficie de la Luna usada es la proporcionada por Clementine , que es una superficie muy fiable en referencia absoluta, pero tiene poca resolución (es decir, es bastante fiel al valor medio, pero no a las irregularidades locales). Pero existe otra forma de obtener las alturas mediante fotografía estereográfica: De esta forma tienes mucho detalle, pero mal valor absoluto. Combinar ambas medidas es una labor difícil y que todavía no está completada.

El problema fue que el 31 de Agosto, a 3 días del impacto, un estudio con este modelo muchísimo más detallado de la Luna señalaba la presencia de una montaña contra la que chocaríamos en la revolución anterior a la deseada. Así que hubo que hacer una maniobra “de emergencia” para evitar problemas: Quedó comandada para las 2 de la mañana del Sábado 1.

Pero claro, como no podía ser tan sencillo, el viernes a las 4 de la tarde Smart-1 entró en Safe mode: el modo básico en el que entran los satélites cuando tienen un problema interno y en el que por supuesto no hay maniobras que valgan… Por suerte el Flight Control Team logró recuperarlo en un tiempo record y todo ha ido perfectamente. Se nota que llevan mucho tiempo con la niña y la manejan perfectamente 😀

Os adjunto las gráficas de la traza subsatélite, la última vuelta y en la que se ve como el modelo detallado predecía una montaña (hay que tener en cuenta que este modelo tiene hasta 750 m de error) (clic para ampliar):

Piquito_s.jpg

Al final el impacto ha sido donde estaba previsto, con un error de escasas centésimas de segundo (aunque este dato he de comprobarlo, como mucho sería de alguna décima) y en la montaña prevista.

Dentro de un rato en la web de la ESA pondrán una buena colección de imágenes, incluyendo una simulación en 3D de las últimas órbitas [¡la tenemos!] y una imagen captada por un telescopio de infrarrojos -creo- del fogonazo del impacto [pendiente].

[En la siguiente animación, pueden verse los últimos momentos antes del impacto desde la cámara del startracker, que enfoca a las estrellas para ayudar al posicionamiento del satélite:]



Al final ha sido todo un éxito, lo hemos pasado mal varias veces, ha costado alguna que otra noche en vela y días estrujándose los sesos, pero al final la misión ha ido perfectamente.

Entre las anécdotas curiosas de la misión -desde el punto de vista de los de dinámica de vuelo, claro- se me ocurren la vez que tuvimos que “buscar” a SM1 porque por un error de software encendió el motor iónico ¡11 horas! o cuando teníamos que jugar a los puzzles con los tiempos de encendido y apagado porque se estaba quedando sin combustible (vamos, que como las motos, “rateaba” :-D)

Y bueno, me voy a dormir que es tarde!

Gracias, Rex, por tu detalladísima explicación. Enhorabuena a todos y gracias. Ya lo ven, estimados lectores, por ahí hay gente estupenda haciendo cosas interesantísimas. Y tienen la deferencia de contárnoslo a todos.

Hispaciencia

Con un día de retraso, por culpa de los exámenes de mis alumnos (14 horas de clase tengo que dar este fin de semana, estimados lectores. No se lo deseo a nadie), me uno a las felicitaciones por el nacimiento de una comunidad de blogs científicos que, estoy seguro, dará que hablar:

hc_banner.jpg

Es un proyecto de Ocularis, Shora, Caronte, Gauss y el gato cuántico. En sus propias palabras:

Una de las principales ventajas que aportan los blogs y que los diferencian de los medios de comunicación clásicos tales como la prensa, la televisión y la radio es su capacidad de interacción. La información deja de transmitirse en un único sentido para intercambiarse entre lectores y autores. El lector puede participar siempre que lo desee a través de comentarios sobre posibles dudas, correcciones, etc. La divulgación de la ciencia se convierte así en un proceso más activo y participativo por ambos lados.

En Hispaciencia podrán ver los últimos artículos de todos los blogs que estén apuntados, podrán ver los artículos mejor valorados, podrán intercambiar opiniones en el foro, y muchas cosas más. El objetivo final es que si alguien escribe sobre ciencia en su blog, Hispaciencia pueda darlo a conocer.

¿Tienes un blog de ciencia, estimado lector? ¡Apúntalo a Hispaciencia!

[Libro] Time to think (2006-28-R)

Feynman-time-to-think-s.jpg
Título: Don’t you have time to think?
Autor: Richard P. Feynman. Editado y comentado por su hija, Michelle Feynman.
Tema: Biografía.
Editorial: Penguin Books
Páginas: 487
ISBN: 0-141-02113-6
Idioma: Inglés (Hay traducción al castellano)

Ante todo, debo dar las gracias a DrimeR, quien en una de sus visitas a Madrid (de retiro para escribir la tesis, ¡ánimo!) me prestó el libro. En sus propias palabras, “para este libro hacen falta muchos marcapáginas, para ir ponendo uno en cada página memorable”. En efecto, el libro es soberbio. Es una recopilación de cientos de cartas que Feynman mandó y recibió durante su vida. Siendo como era un hombre ocupado, y más a partir de recibir el premio Nobel (que siempre describió como una lata (a pain in the neck), porque le quitaba tiempo para enseñar e investigar), sorprende el volumen de su correspondencia.

Su hija Michelle comenta por bloques las cartas, ordenadas cronológicamente y según las distintas fases de la vida de Feynman. Tal y como me recomendó DrimeR, llevaba marcapáginas de sobra. Su consejo era de lo más acertado. En esta colección de cartas vemos a un hombre íntegro, divertido y sabio. Un tío dotado con una inteligencia poderosa y, sobre todo, con ganas de juerga (su inteligencia. Luego él la seguía). Decía que uno de sus deseos era olvidar cómo había resuelto algunos problemas para poder resolverlos otra vez de manera diferente.

Se casó joven con su novia del instituto, enferma de tuberculosis, con la oposición de sus padres. Ella murió al poco tiempo mientras él trabajaba en la bomba atómica en Los Álamos, Nuevo México. Durante este tiempo ella estaba ingresada en un hospital cerca de la base militar, y él la visitaba cada vez que podía, además de escribirse a diario. La mejor carta, sobrecogedora, es una que Feynman le escribió a Arline, su mujer, dos años después de que ella falleciera. Michelle anota en un comentario que el papel en que está escrita la carta aparece doblado y desgastado, como si se hubiera leído muchas veces:

Arline:

Te adoro, preciosa. Sé lo mucho que te gusta escucharlo. Pero no te lo digo sólo porque te guste. Te lo digo porque me hace sentir un calorcillo por dentro cuando lo hago.

Hace muchísimo tiempo que no te escribo, casi dos años, pero sé que me perdonarás porque me conoces y sabes que soy tozudo y realista, y no le veía mucho sentido a escribirte.

Pero ahora sé, amada esposa, que lo correcto es hacer lo que he venido retrasando tanto tiempo y que antes hacía tan a menudo. Quiero decirte que te quiero. Quiero quererte. Siempre te querré.

Me es difícil comprender qué significa quererte cuando ya te has muerto, pero aún así quiero consolarte y cuidarte, y quiero que tú me consueles y me cuides a mí. Quiero tener problemas de los que hablar contigo. Quiero hacer pequeñas cosas contigo. Hasta ahora no me había dado cuenta de que podíamos hacer cosas juntos. ¿Qué podríamos hacer? Juntos empezamos a aprender a coser, aprendimos chino y nos compramos un proyector de películas. ¿Puedo hacer algo yo ahora? No. Tú eras la mujer de las ideas y la instigadora general de todas nuestras locuras.

Cuando estabas enferma te preocupabas porque creías que no podías darme algo que querías darme y que pensabas que yo necesitaba. No tenías que preocuparte. Como yo te decía, te quiero tanto y de tantas maneras distintas que no me faltaba de nada. Y ahora es más cierto que nunca. No puedes darme nada y aún así te quiero tanto que sigues estando en el camino de mi enamoramiento hacia cualquier otra. Y quiero que siga siendo así. Tú, muerta, eres mejor que ninguna otra viva.

Sé que me dirás que soy tonto y que lo que deseas es mi felicidad, y que no quieres interponerte en mi camino. Seguro que te sorprende saber que no tengo novia (salvo tú, cariño) dos años después. Pero tu no puedes hacer nada, querida, ni yo tampoco. No puedo entenderlo, porque he conocido a muchas chicas estupendas y no quiero quedarme solo, pero al cabo de dos o tres citas ellas se convierten en cenizas. Tú eres lo único que me queda. Tú eres real.

Amada esposa, te adoro de verdad.

Amo a mi mujer. Mi mujer está muerta.

Rich.

P.S.: Por favor, perdóname que no te envíe esta carta. No sé tu nueva dirección.

Con el tiempo, Feynman volvería a casarse. Tuvo un segundo matrimonio breve y años después se casó con una inglesa, con quien tuvo a su hijo Carl (físico, como él, y con quien investigaría bastante en computación cuántica) y adoptó a su hija Michelle.

El meollo del libro empieza cuando a Feynman le dan el premio Nobel y se convierte en una figura pública. Ya lo era antes, pues solía aparecer en la tele en programas de divulgación. Entre los estudiantes de física, y especialmente los del Caltech, Feynman era una leyenda mucho antes de que le dieran el Nobel. Tiene un libro de texto, en tres tomos, “The Feynman Lectures in Physics” (Las conferencias de Física de Feynman), que todo físico ha leído o está a punto de leer.

Feynman recibe miles de cartas, y contesta muchas de ellas. Contesta incluso a los trolls que le acusan de salir en la tele para hacerse más famoso. Contesta a los niños que le preguntan cómo ser un gran científico. Contesta a los científicos que le preguntan cómo ser un gran científico. En todas sus respuestas se ve que Feynman no es físico por dinero, prestigio ni fama. Es físico porque se divierte. Feynman se metió en la comisión evaluadora de libros de texto de California, para dar su opinión sobre los libros de matemáticas y física de primaria. La transmisión del conocimiento fue una de sus principales prioridades. Rechazó una oferta el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton (donde a la sazón estaba Einstein) porque allí no podía dar clase, no había alumnos, y él decía que si por algún casual perdía la inspiración, necesitaba dar clases para así, al menos, ser útil a la sociedad. Qué gran ejemplo de divulgador, estimados lectores. ¿Se acuerdan de la peli “Quiero ser como Beckham?”, Bueno, pues yo iría a ver diez veces “Quiero ser como Feynman” (Explain it like Feynman, en inglés, contrapuesto al Bend it like Beckham de la película original).

También hay cartas muy divertidas. Feynman tenía un viejo pique con los matemáticos desde sus tiempos de la universidad. Decía que “si pones un teormea matemático en palabras de la calle, queda algo ridículamente obvio”. Por ejemplo, tomemos el Teorema de Bolzano: Si f(x) es continua en un intervalo y cambia de signo en el interior del mismo, existe un punto c perteneciente al intervalo en el que f(x)=0. En palabras de la calle, esto queda “Si ahora es de día y luego es de noche, en algun momento ha anochecido”. O bien “Si ahora estás en la playa y luego estás buceando, en algún momento habrás cruzado la superficie del mar”. Era un cachondo, el Feynman. Un ex-alumno suyo le escribió cuando ganó el Nobel. Era decano de la facultad de matemáticas de una prestigiosa universidad y le escribía para felicitarle y darle las gracias por sus clases, que lo habían llevado hasta el cargo que ocupaba. Feynman respondió diciendo que “Veo que mis clases no sirvieron para nada, pues has acabado dirigiendo una facultad de matemáticas. Seguiremos intentándolo”.

Otra carta divertida es la que le mandó su editorial (Addison-Wesley) cuando ganó el Nobel. “Felicidades por el Nobel. Por fin en Suecia reconocen un buen libro de texto”. La respuesta de Feynman: “Muchísimas gracias. No tenía ni idea de la enorme influencia que teníais sobre el comité de los Nobel. Prometo no vover a subestimar el poder de una editorial. Gracias a todos los que habéis ideado y ejecutado esta fabulosa maniobra publicitaria”. Un crack, como les digo.

Una carta más, bastante reveladora. De Feynman a la comisión que otorga el premio Einstein, que le pedía su opinión sobre Hawking: “Creo sinceramente que el trabajo del Dr. Stephen Hawking le hace acreedor del premio Einstein”. (Se lo dieron).

Feynman murió de cáncer en 1988. Incluso al morir demostró genio y figura. Ingresado en el hospital, tuvo un fallo renal y entró en coma unos días, tras los cuales se despertó. Su mujer, su hermana y su cuñada estaban con él. Sus últimas palabras, antes de volver a sumirse en la negrura de la que ya no volvería, fueron:

Odiaría tener que morirme dos veces. Es aburridísimo.

Como dijo nosequién en un libro muy antiguo: Ecce Homo, He ahí un hombre.

Mi nota: Imprescindible.

Foro CPI: Evaporación

Hoy, una pregunta que nos ha llegado varias veces y por varias vías.

Dani nos pregunta:

Hola, amigos de CPI.

Desde hace bastante tiempo existe una duda que, por más que lo he intentado, no he sido capaz de resolver ni buscando por la red ni en los libros de ciencia. Estoy seguro de que la respuesta ha de ser de lo más sencillo, pero aún así se me sigue resistiendo:

Se supone que el agua pasa de estado líquido al estado gaseoso aproximadamente a unos 100 grados centígrados. A menor temperatura, el agua permanecerá en estado líquido (o sólido, si la disminuímos demasiado), y pasando de ésta, se volverá gaseosa.

Bien, mi pregunta es la siguiente: si dejamos un recipiente con agua a temperatura ambiente, ésta acaba por evaporarse con el tiempo. ¿Cómo se produce ésta evaporación? ¿Llega el agua realmente a 100 grados centígrados de alguna manera o la evaporación del agua se produce por algún otro mecanismo?

Muchas gracias por vuestra atención.

Esta pregunta también apareció en el foro, donde Adama la formulaba en términios casi idénticos:

Si el punto de evaporación del agua es 100ºC porqué se evapora el agua en el mar. Lo he pensado varias veces y no acabo de entenderlo.

chel, también en el foro, haciá una introducción Luthieresca a la misma pregunta:

La bella y graciosa moza marchose a lavar la ropa,
la mojó, la mojó, la mojó en el arroyuelo,
y cantando la lavó.
La frotó sobre una piedra, la colgó de un abedul.

Tras esta introducción Lutheriana, tenemos la ropa mojada, empapada, colgando de un abedul, pero la pregunta es: ¿cómo se seca la ropa?

si es un día ventoso, entiendo que el insistente vendaval acabe arrastrando todas las partículas de agua, pero si es un día soleado, lo suyo es que el agua se evapore, peeeeeero, y he aquí el quid de la cuestión, el punto en el que el agua decide dejar de ser líquido para pasar a ser un gas es aproximadamente 100ºC, así a ojo de inexperto y simplemente haciendo el básico experimento de tocar la ropa una vez colgada, esta no esta a 100ºC ni de coña, si no la pobre moza se escaldaría, así que…. ¿cómo naranjas se seca la ropa?

Y la solución que dimos en equipo:

Es una pequeña confusión de términos. Una cosa es evaporarse y otra es hervir.

El agua siempre se está evaporando. Por eso se seca el pelo sin secador, se seca el suelo tras fregar… Siempre que haya un líquido en contacto con aire, las moléculas de la superficie del líquido irán, aleatoriamente, desprendiéndose de la superficie. O sea, que el mar se evapora porque todo líquido se evapora. ¿Cómo ocurre esto? Un líquido está formado por muchas moléculas (del orden de cuatrillones: 1024 o 1.000.000.000.000.000.000.000.000 en un vaso de agua), débilmente unidas entre ellas. Si estuvieran fuertemente unidas tendríamos un sólido y si no estuvieran unidas tendríamos un gas. Sucede que estas moléculas vibran, giran y se están golpeando unas a otras todo el rato, en una inmensa pista de coches de choque en miniatura y tridimensional. De vez en cuando, una molécula de la superficie del líquido recibe unos cuantos choques seguidos en la misma dirección, lo que hace que aumente su energía y pueda romper los enlaces que la atan a las demás, saliendo del líquido yéndose. Esa molécula se acaba de evaporar. Cuantos más choques haya, más fácil es que las moléculas se evaporen. Pero no es necesario que el líquido se encuentre a su temperatura de ebullición.

En cuanto al hervor, que ese sí que ocurre a 100 ºC a nivel del mar para el agua (en Madrid, por ejemplo, creo que son 98,6 ºC), un líquido hierve cuando su presión de vapor se iguala con la presión del aire. La presión de vapor de un líquido podemos definirla así:

Mete en un frasco algo de agua a 25 ºC por ejemplo, ciérralo y extrae todo el aire, de modo que sólo quede el agua y vacío. El agua empieza a evaporarse por lo que hemos visto antes. Llega un momento en que el frasco está tan saturado de vapor de agua que ya no se evapora más. Es decir, que hay tantas moléculas saliendo del agua por los choques como las que etán entrando desde la parte del vaso que no tiene líquido. Mide la presión de ese vapor de agua y ya tienes la “presión de vapor del agua” a 25 ºC. Si el agua estuviera más caliente, se evaporará más y la presión de vapor será mayor. Con nuestra atmósfera, resulta que la presión de vapor del agua se iguala a la del aire a 100 ºC (más o menos, dependiendo de la altura y la presión atmosférica). Y por eso el agua empieza a hervir a 100 ºC.

Si la presión del aire fuera mucho menor, al agua empezaría a hervir mucho antes. Extrapolando, Si pones un vaso de agua en un vacío perfecto, empezará a hervir directamente, a cualquier temperatura en la que esté líquida.

E-milius añadía información:

En una entrada de Malaciencia Alf hablaba de esto y de la habitual “pìfia” de las pelis en las que los líquidos cuando salen al espacio se congelan en lugar de evaporarse.

Y KillerRex completaba el entorno espacial:

Bueno, también depende del líquido… en general el líquido se evapora de golpe pero también se enfría muy rápidamente (no por radiación, sino por expandirse y por el calor que se lleva la parte que se va evaporando) con lo que se pueden formar cristales muy bonitos…

Al final el resultado suele ser una fina nube de microcristales del material ya que cada gota del líquido va perdiendo masa al ir evaporando la superficie hasta que la parte que queda se enfría lo bastante para solidificar. A partir de aquí depende del material y su presión de vapor.

Esto, claro, suponiendo que no esté al sol, donde la radiación solar calentaría estos cristales hasta evaporarlos y tener todo el líquido en forma de gas -si se le puede llamar así, porque el camino libre medio sería enorme-.

Por cierto… ¿adivináis donde prefieren condensar todos los átomos del líquido? Si, en efecto, sobre las lentes de los instrumentos más sensibles y caros.

Consultorio CPI: Energía gratis

RKMN nos pregunta:

Hola,
Me ha llegado hoy desde barrapunto por el lector de noticias…

Resumiendo: una empresa irlandesa se ha cargado el primer principio basico de la termodinamica: “no es posible conseguir más energía de un sistema de la que aplicas en él”

Con una pequeña cantidad de energia mecanica, consiguieron mucha!

Lo dejo a tu consideracion… usando un simil de rugby : “patada a seguir”. Sin duda si se confirma esta noticia las aplicaciones del de este descubrimiento nos beneficiaran a todos….

Saludos

Estimado RKMN:

En efecto, la noticia es impactante. La empresa irlandesa Steorn dice haber conseguido una fuente que obtiene energía “de la nada”. Así, tal cual. Traduzco de su página:

La tecnología de Steorn parece violar el Principio de conservación de la energía, considerado por muchos el principio más fundamental en nuestra comprensión del Universo. Un enunciado de este principio es que “La energía ni se crea ni se destruye. Tan sólo se trasforma”.

Steorn hace tres afirmaciones acerca de su tecnología.

1.- La tecnología tiene un rendimiento superior al 100%.
2.- La creación de energía no está basada en la degradación de los componentes del sistema. [Nota CPI: o sea, que no es como una pila, que produce energía pero que se va degradando hasta no poder porducir más].
3.- No hay ninguna fuente ambiental identificable que pueda ser origen de la energía (como podría ser el enfriamiento del aire circundante).

O sea, que con un par, se lanzan al vacío y dicen que han violado el primer principio de la termodinámica. Y que piensan seguir haciéndolo.

Como la empresa suprascrita no da ningún detalle sobre su supertecnoogía, mi opinión es más filosófica que técnica. El primer principio de la termodinámica ha sido comprobado literalmente cientos de miles de veces. Esto no quiere decir que sea “cierto”. La gravedad de Newton había sido comprobada cientos de miles de veces hasta que llegó Einstein y afirmó que la graitación de Newton era sólo una buena aproximación a algo aún más grande: la Relatividad General. Y sabemos que la Relatividad general y la Mecánica cuántica, los dos pilares de la física, no pueden ser verdad a la vez. Sospechamos que ambas teorías son casos particulares (la relatividad a gran escala, la Mecánica cuántica a pequeña escala) de una teoría mayor, pero nadie ha sido capaz de dar con ella. Todavía.

Volviendo a esta empresa. El hecho de que haya un principio tan básico que afirman haberse saltado no significa necesariamente que estén mintiendo. Es posible que hayan descubierto algo realmente novedoso. Afirman en su página que gracias a su tecnología podremos tener “coches que nunca repostan y móviles que nunca habrá que cargar”. Ojalá. Pero…

Afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias. Un primer signo de alarma es que han hecho público su descubrimiento mediante un anuncio en “The Economist”. ¿Por qué no han publicado en una revista científica? Tal vez porque quieran proteger la patente de la tecnología y que nadie se la copie. Pero entonces, y ésta es mi principal pega:

¿Por qué no sacan un móvil que no necesite batería y que siempre funcione? Si ellos ya dicen que su tecnología funciona, ¿por qué no la empiezan a comercializar? ¿Por qué lanzan un concurso mundial retando a científicos a que descubran su fallo? Pues porque quieren publicidad. Pero la mayor publicidad sería sacar un aparato que funcionase eternamente sin conexión a la red y sin pilas. Eso sí que sería publicidad, estimados lectores, y no un anuncio en The Economist.

Así que mi opinión es que sin ninguna prueba que les avale, estos señores se están tirando a la piscina. No puede convencerse a ningún científico (y a nadie medianamente escéptico) sin pruebas. Y esta empresa no ha dado ninguna.

Rebuscando por la red, aparece una patente de esta empresa que parece referirse a esta tecnología, redactada en el clásico idioma críptico de las patentes y puublicada en noviembre de 2005. Habla de campos magnéticos oscilantes, igual que la fuente infinita de energía que anuncian en la página web de la empresa, pero en ningún momento la patente dice que sea una fuente de energía gratis (quizás para cubrirse las espaldas por si les tocaba un examinador de patentes con primero de carrera terminado).

Entrando un poco más a fondo en la patente, suponiendo que sea ésta, descubrimos que se basa en dos imanes en una barra con un escudo magnético. Desplazando la barra es posible colocar uno u otro imán tras el escudo, apantallando sus efectos. Un imán sirve para mover la barra al hacer pasar una corriente cerca, y el otro imán es para hacer aparecer o desaparecer un campo magnético. Dice la patente que es un actuador magnético que requiere “muy poca energía” para funcionar:

low-energy-actuator.jpg

Si se tratase de esto, estarían olvidándose de las corrientes de inducción que un imán en movimiento induce en un metal, del rozamiento inevitable de la barra que contiene a los imanes con su soporte y de la degradación que sufre un imán permanente, que con el tiempo pierde su imanación. Si esta es la patente, es falso que sea una fuente de energía infinita. Así de claro. Si la patente fuera otra, no la he encontrado, pues es ésta la única que aparece en las bases de datos europea y norteamericana a nombre de esta empresa.

Así que mi opinión es que sin pruebas no hay quien se lo crea. Si lo hubieran conseguido, significaría tener que reescribir la física desde cero, lo cual no es malo, al contrario, sería una época interesantísima para los físicos. Pero me remito al manifiesto escéptico. Afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias. Sin pruebas, no me lo creo. Y las pruebas tendrán que ser muy buenas, cuando las haya. Por ejemplo, que saquen algo que funcione eternamente sin pilas. Si lo sacan, me lo creo. Pero intuyo, y esto es sólo una opinión, que no lo harán.

Termino con una frase de Sir Arthur Eddington, retocada:

Si alguien señala que tu teoría favorita del Universo entra en conflicto con las ecuaciones de Maxwell, tanto peor para las ecuaciones de Maxwell. Si entra en contradicción con las observaciones, bueno, todos sabemos que hay experimentadores chapuceros por ahí. Pero si se demuestra que tu teoría entra en conflicto con las leyes de la termodinámica, no puedo darte esperanza; no le queda nada más que hundirse en la más profunda de las humillaciones.

Página 50 de 177« Primera...102030...4849505152...607080...Última »