CPI (Curioso pero inútil)

En directo en la Red desde 11111010100

[Libro] Me llaman Fuco Lois (2007-03)

Palomares-fuco-lois-s.jpg
Título: Me llaman Fuco Lois
Autor: José Antonio Palomares
Tema: Narrativa
Editorial: EDAF
Páginas: 349
ISBN: 84-414-1797-0
Idioma: Castellano

Este libro tiene historia, estimados lectores. Para empezar, su autor, José Antonio Palomares [JAP] (Su blog, el blog de Fuco Lois), es CPIero de pro, lo cual le aumenta el caché ;). Con este libro, JAP ganó en 2005 el premio Joven de narrativa de la Fundación General de la Universidad Complutense de Madrid, ná menos. Guardo con gusto el libro dedicado en mi estantería. Muchas gracias, José Antonio.

El libro va de muchas cosas. Va de Miranda Cantalapiedra, que es secretaria del subdirector en un despacho de gestión de patentes. Va de sus amigas y sus compañeros. Y va de una organización secreta que busca un anillo milenario con arcanos poderes, que confiere suerte a su poseedor. Hernán Cortés lo tuvo y conquistó el imperio Azteca. Luego lo perdió y no volvimos a saber de él. Napoleón lo tuvo tiempo después y se hizo el amo de Europa. Lo perdió luego, con consecuencias que ya conocemos. Y ahora el anillo llega a las manos de Miranda, que se encuentra simultáneamente con el anillo y con una organización, la Garra Roja, no necesariamente relacionada con los Rosacruces, que le pisa los talones para recuperarlo.

Este planteamiento nos sonará a El ocho, de la Neville, o al mismísimo Código Da Vinci. La diferencia es que Miranda es una chica normal, que vive en su apartamento y que tiene que hacer la comida (no es la mejor cocinera del mundo) y limpiar la casa y esas cosas. Y claro, resulta difícil meterse en una conspiración internacional por un objeto mágico, arcano y milenario cuando tienes que madrugar todos los días para irte al curro.

Se ha descrito la novela como “un ajuste de cuentas” o “una vuelta de tuerca” al género. Yo creo que JAP quería, además de escribir una novela donde meter un montón de puntazos humorísticos, dar su visión sobre este tipo de libros. El desenlace es una declaración de intenciones del autor, sin duda. Y hasta aquí puedo leer.

La novela sufre algún pequeño parón pero mantiene el ritmo muy bien. En más de una ocasión me arrancó una carcajada. Y casi me hizo llorar de emoción cuando habla del mítico combate entre Hulk Hogan y el Último Guerrero, ah, tiempos aquellos de la Pressing Catch de Tele5 (tenía que haber ganado Hulk Hogan, dónde va a parar). Entre otras cosas, JAP le pega un repasito al arte abstracto a través de la prota, que es pintora de arte abstracto (¡duro con Tàpies!).

El único defectillo que he podido verle a la novela es que a veces (dicen que pasa mucho en las primeras novelas de un autor) la protagonista no parece ella sino el propio JAP hablando. Es difícil para un hombre, dicen (les recomiendo la lectura del enlace), conseguir una protagonista femenina-femenina. Y en esta novela se puede intuir el problema que supone.

En resumen: Una novela entretenida, con diálogos casi siempre ingeniosos, con moraleja que suscribo totalmente y que seguro que les hará pasar un buen rato. He disfrutado como con aquellas novelas de detectives del estilo de Todos los detectives se llaman Flanagan, que están catalogadas en literatura juvenil pero que no lo son en absoluto. Mi nota: Muy entretenida.

Consultorio CPI: Gasolineras

Germán nos pregunta:

Hola, llevo ya tiempo leyendo vuestro blog, que me parece fantástico, y llevo tiempo con una duda que ronda mi cabeza, así que a ver si vosotros dais con la respuesta:

En una gasolinera, el dispensador de gasolina (vamos, el grifo que metemos en el depósito) detecta automáticamente cuando el depósito está lleno y no nos permite llenarlo más. ¿Cómo lo hace? Porque con un líquido tan inflamable como la gasolina, dudo que tenga algún tipo de mecanismo electrónico, así que supongo que será mecánico, pero ¿Cómo? ¿Puede tener que ver con el efecto Venturi?

Un saludo.

Diste en el blanco, Germán. Funciona por efecto Venturi. Recordemos, estimados lectores, que el efecto Venturi dice básicamente que si un fluido (el aire, un líquido…) se mueve a una cierta velocidad con respecto al entorno, su presión baja. A mayor velocidad, menor presión.

Esquemilla al canto:

boquerel1.jpg

En el esquema anterior, la gasolina sigue la ruta marcada por la línea dorada. En el circuito dibujado en azul hay aire.

El boquerel (creo que así lo llaman en las gasolineras) para repostar tiene dos tubos dispuestos en forma de Y en su interior. Por una de las ramas y por el palito de la Y va la gasolina. La otra rama de la Y está vacía, o sea, llena de aire. La gasolina, al moverse por su rama de la Y, provoca una leve bajada de presión por efecto Venturi en el “anillo de Venturi”, en el interior del boquerel. Esta bajada de presión hace que entre aire por entrada de la otra rama de la Y.

Pero cuando el depósito está lleno, a la entrada de la otra rama de la Y (recordemos, la que está en azul en el esquema) no llega aire, sino combustible. El combustible no puede ascender por el tubo porque la bajada de presión no es tan grande, con lo que provoca que se forme un pequeño vacío (bajada de presión, sin llegar a hacer vacío), que es detectado por el sensor de presión en el interior del boquerel, que a su vez detiene la bomba con ese característico “clac” tan molesto a veces.

Visto de otra manera: el sensor de presión que regula la salida de la gasolina lo podemos simular nosotros mismos con una pajita. Si respiramos (ojo, respirar, no succionar) a través de una pajita, y metemos la pajita en un vaso con líquido, notaremos de inmediato una dificultad grande para seguir respirando (el líquido no llega a los pulmones. Simplemente hace que tengamos que hacer más esfuerzo para seguir levantándolo por la pajita. Si siguiéramos inspirando con fuerza sí que podríamos hacer subir el líquido hasta la boca y llegar a atragantarnos).

En un boquerel cualquiera, si miramos de frente la entrada, veremos ambas aberturas, la del aire (la pequeña) y la de la gasolina (la grande) [foto cutre de móvil tomada en gasolinera BP por un servidor]:

Manguera-gasolinera.jpg

Actualización (¡gracias, Pip!): Más, en el foro.

iPhone

Si, estimados lectores. CPI sucumbe, con retraso, a la fiebre del iPhone. Pero no vamos a obsequiarles con un artículo al uso, sino con una tabla de unidades que encontré en el blog de Ni! (altamente recomendable, por cierto) y que me ha encantado. La reproduzco con su permiso:

Sistema Métrico iPhonesimal

Magnitud física fundamental Unidad básica o fundamental Símbolo Definición
Longitud iMetro iM 8,6956521739130434782608695 veces la longitud de un iPhone en reposo.
Masa iKilo iKg Masa del iPhone patrón, que se encuentra en el cajón superior de la mesilla de noche de Steve Jobs.
Tiempo iSegundo iS Tiempo de encendido completo de un iPhone desde el momento en que se introduce el pin utilizando un dedo estándar (concretamente el dedo de Steve Jobs).
Intensidad de corriente eléctrica iAmperio iA Intensidad del cargador de un iPhone estándar.
Temperatura iKelvin iK Grado de calentamiento de una oreja estándar (p.e. la de Steve Jobs) tras un iSegundo de acercamiento al auricular de un iPhone.
Cantidad de sustancia iMol iMol Cantidad de átomos del prototipo del iPhone patrón (ver Masa).
Intensidad luminosa iCandela iCd Radiación luminosa que emite la pantalla de un iPhone en la que se visualiza una foto estándar de Steve Jobs en reposo.

 

El resto de la entrada, aquí.

Giróscopos

Nos manda Ramón (¡muchas gracias!) un vídeo estupendo acerca del funcionamiento de los giróscopos. Disfruten:

Un giróscopo es un objeto con una masa que gira en su interior. Su principal peculiaridad es que, por “culpa” de la conservación del momento angular, se resiste a cambiar el plano en el que se encuentra girando. En la ISS (Estación Espacial Internacional) se dedican a hacer, entre otros experimentos importantísimos, algunas demostraciones de física básica que son muy de agradecer.

Puede verse en el vídeo cómo al principio hay una clara diferencia entre un discman con el CD girando dentro (al darle un toque oscila pero no gira desaforadamente) y otro discman apagado, que al darle un toque gira sin fin. Al unir dos o más giróscopos obtenemos un sistema de estabilización. Fíjense en que el conjunto es muy estable a pesar de la poca masa que tiene un CD comparada con la del discman completo.

Además de servir para actuar sobre la estabilidad de un sistema, los giróscopos también sirven para medir nuestra posición. Algunos barcos llevan una brújula giroscópica, que consiste en un disco girando. Aunque vire el barco, el disco mantiene su plano de giro, apuntando siempre al sitio que le hayamos definido (suele ser el norte :) ).

Este efecto giroscópico es el responsable de que sea mucho más fácil mantener el equilibrio en una bici en marcha que en otra parada, por ejemplo. Las ruedas que giran “intentan” mantener su plano de giro, estabilizando la bicicleta en marcha.

Para los que quieran saber más y tengan un buen rato libre: hace unas semanas, los Microsiervos hablaban de giróscopos en una entrada larguísima y con mucha chicha.

Consultorio CPI: Lágrimas

Almudena nos pregunta:

Hola: Os llevo leyendo una temporada y tengo que decir que soy fan y os he recomendado por ahí. Me encantan las cuestiones que planteáis y cómo las resolvéis. Tengo que decir que, aunque de letras (muy bueno también vuestro blog hermano) me encanta la ciencia, en especial la biología. Y sin más rollo, os envío mi pregunta:

¿Por qué lloramos los humanos? No me refiero a los motivos, que evidentemente son muchos por desgracia; quiero decir cómo y cuál es el proceso químico-biológico que se produce y qué beneficios nos aporta…

No sé si entrará dentro de vuestros “respondibles”, si fuera así, me encantaría leerlo en vuestra página.

Un saludo cariñoso

Estimada Almudena: como sabrás, la medicina no es nuestro fuerte. Pero dicen que tan importante como saberlo es saber el teléfono (o el correo electrónico) del que lo sabe. Y tenemos esa suerte. Ocularis se ha prestado a ayudarnos con este tema, así que lo que viene a continuación es mérito y trabajo suyo, sólo levemente retocado por mi. Los errores que queden son, por supuesto, míos.

Veamos: Llorar, lo que se dice llorar (expeler lágrima por los conductos lacrimales), lo hacemos todo el rato, ya estemos tristes, contentos o mediopensionistas. Las glándulas lagrimales son las encargadas de producir la lágrima que baña la superficie del ojo. Hay una grande, llamada glándula lagrimal principal (no todos los términos médicos son complejos y rebuscados :) ), situada aproximadamente a nivel de la cola de la ceja, debajo del reborde del hueso. Produce una buena parte del componente acuoso. Existen muchas más glándulas de menor tamaño, que van produciendo otros componentes minoritarios de la lágrima (aunque ésta se compone mayoritariamente por agua, también tiene pequeñas cantidades de proteínas, grasas, iones, etc). Hay una serie de nervios distribuidos en torno al ojo que detectan el nivel de sequedad de la córnea, y activan el lagrimeo. Normalmente, el lagrimeo está bien configurado para que lo que perdemos por evaporación sea lo mismo que estamos generando. O sea, que tenemos el ojo húmedo pero no nos caen las lágrimas.

soredryfront.png

De hecho, hay gente a la que le dicen que no les convienen las lentillas porque “tienen poca lágrima”. Eso significa que su ojo está más seco de lo recomendable, de forma habitual, para encima ponerles un cacho de material encima. Al estar de continuo el ojo más seco, se produciría más irritación.

Ahora, nos acercamos a tu consulta, que está más dirigida, supongo, no al lagrimeo sino a lo que conocemos como “llorar como una magdalena”. Este equilibrio se puede romper cuando algo estimula a este sistema nervioso autónomo de forma que ordena a las glándulas producir más lágrima de la necesaria. ¿Qué estimulos pueden ser?. Pues principalmente dos, que todos conocemos:

– Información del propio ojo. Si una pequeña “irritación” que nos pasa desapercibida es suficiente para mantener el ritmo normal de lágrima, una gran irritación que llega a nuestro consciente y nos molesta, estimula intensamente a las glándulas. Un ejemplo típico es cuando se nos mete una mota dentro del ojo: el ojo empieza a llorar en seguida.

– Información emocional. El sistema nervioso autónomo está enormemente relacionado con los circuitos del cerebro que rigen las emociones. Todos sabemos que los cambios afectivos producen respuestas involuntarias del cuerpo. Cuando un susto nos acelera el corazón o nos deja pálidos, o la timidez nos ruboriza, o el nerviosismo nos deja la boca seca, son todo respuestas del sistema nervioso autónomo. El ojo funciona igual: una “sobrecarga emocional” estimula la producción de lágrima.

Resumiendo, que podemos dividir la síntesis de lágrima en:

– Lagrimeo basal: el que está en equilibrio. El sistema nervioso sólo recibe los estímulos normales del ojo que permiten producir la lagrima necesaria, y nada más.

– Lagrimeo estimulado: un estímulo externo al sistema normal (una irritación ocular o una emoción fuerte) aumenta la producción hasta el punto de hacernos llorar.

Este lagrimeo estimulado tiene alguna característica especial: no sólo aumenta la síntesis de lágrima, sino que ordena a la glándula lagrimal principal que se “exprima” para soltar rápidamente la lágrima que tiene acumulada. Por eso podemos comenzar a llorar tan rápido, lo primero que ocurre es que se libera la lágrima que estaba almacenada. Una vez se agota el almacén de la glándula principal, aunque la producción está aumentada, no hay tanta saturación de lágrima. Es lo que popularmente se conoce como “quedarse sin lágrimas” cuando después de unos minutos de llorar intensamente, el ojo deja de lagrimear tanto. Por otra parte, la composición de la lágrima al llorar es diferente de la lágrima basal, ya que aquella tiene más proporción de agua (que es lo que principalmente aporta la glándula principal).

¿Qué utilidad puede tener este lagrimeo estimulado?. En el caso de que se nos haya metido algo en el ojo, la lágrima está lavando y puede arrastrar la arenilla que nos está molestando. Si es una emoción fuerte la que nos hace llorar, la respuesta es más complicada. Utilidad fisiológica para el propio cuerpo, ninguna, salvo el hecho de que en cierta manera estamos descargando esa tensión emocional; aunque eso ya es terreno de la psicología. También puede resultar de utilidad (o por el contrario, producirnos inconvenientes) en el campo de las relaciones humanas. Cuando vemos a alguien que está triste y llora, tenemos mayor certeza de su tristeza. Es más fácil que empaticemos con esa persona; de hecho, es relativamente frecuente que las lágrimas “se contagien” al ver llorar a un familiar o amigo.

Página 31 de 177« Primera...1020...2930313233...405060...Última »