CPI (Curioso pero inútil)

En directo en la Red desde 11111010100

Consultorio CPI: El tubo de escape de los submarinos

Emilio nos pregunta:

Hola soy un nuevo aficionado a tu pagina y me he planteado una pregunta esta semana y aún le estoy dando vueltas. Espero que te apiades de este pequeño cerebro a punto del sobrecalentamiento, y me respondas a lo siguiente.

¿Cómo y por dónde salen los gases de la combustion de un motor diesel de un submarino? Ya que imagino que la presion del agua en el exterior haría retroceder a estos gases, ¿no? Y dentro no se pueden quedar, ya que son tóxicos.

Espero que me puedas decir algo.

Nos vemos como cada dia al salir del trabajo.
Gracias y seguid asi.

Emilio: En efecto, navegar con los motores diesel en inmersión es bastante difícil (aunque no imposible). Por ello, los submarinos diésel montan dos juegos de motores: uno diésel y otro eléctrico. El motor diésel se usa para navegar en superficie, cuando los gases pueden escapar a la atmósfera (y el motor puede obtener oxígeno, como bien nos indican en los comentarios), y los motores eléctricos, que van con baterías, para navegar en inmersión. El motor diésel, al funcionar, carga las baterías del motor eléctrico.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los submarinos alemanes tenían graves problemas con este asunto, pues las baterías de entonces duraban lo justito para atacar un convoy en inmersión y escapar del lugar de los hechos. La mayor parte del tiempo, los submarinos estaban en superficie. En 1942 apareció un invento que dotó de mucha mayor autonomía a los submarinos: el snorkel. Gracias a este tubo, el submarino podía navegar a profundidad de periscopio (unos 8 metros) con los motores diésel encendidos, pues el tubo permitía intercambiar aire y gases de combustión con la atmósfera.

Si se obstruye el snorkel (le entra agua por una ola, por ejemplo), el submarino puede seguir operando un rato, pero los gases se quedan dentro y la tripulación empieza a percibir las maravillas de la “respiración diésel”. En esos momentos hay que subir a superficie, aunque el motor sigue funcionando.

Como anécdota personal (ojo, que viene una historieta de la mili), los sumbarinos eléctricos tienen todavía alguna ventaja sobre los nucleares: son mucho más silenciosos cuando navegan con motor eléctrico. Esta ventaja es muy pequeña, pues un submarino nuclear puede permanecer sumergido casi indefinidamente. La ventaja del silencio la tienen los sumbarinos eléctricos sólo al moverse por zonas estrechas, como entradas a puertos y cosas así, donde el silencio es más importante que la velocidad. En mar abierto, aunque a un submario nuclear se le detecte más fácilmente (no muy fácilmente, sino más fácilmente), pocas veces te sirve de algo si vas en un barco y eres su objetivo.

En mi mili, estábamos en aguas de Puerto Rico (aquello eran milis) y tuvimos unas maniobras de guerra submarina. Un “viejo” submarino nuclear de los primeros de la clase Los Angeles (el USS Jacksonville, creo recordar) tenía que enfrentarse a toda la flota OTAN. Para considerar que había hundido un barco se lo poníamos difícil: tenía que emerger a menos de 500 yardas del barco y soltar una bengala verde. Para que un barco tocase al submarino, tenía que fijarlo con el sónar y lanzar un torpedo (simulado, claro está) estando el submarino también a menos de 500 yardas.

Pues bien: el resultado fue Submarino 22, flota OTAN 1 (Y fue mi fragata, la Victoria, la que consiguió el único “hundimiento”). El submarino llegaba a 40 nudos, emergía, lanzaba bengala, se sumergía y se ponía a 40 nudos en inmersión antes de que pudiéramos darnos cuenta de que se estaba moviendo. Nuestra fragata en superficie sólo alcanzaba los 32 nudos, así que era prácticamente imposible hacerle nada, a menos que cometiera un error. Tras hundirnos 22 veces, casi tres veces a cada barco de media, los del submarino ya decidieron hacer una machada, apareciendo prácticamente al lado del grueso (el barco principal) de la flota, y ahí le cazamos, pero porque se arriesgó mucho.

Aquella noche yo iba de oficial de puente (supervisado por un oficial de verdad) y yo llevaba la voz. Es decir, yo era el que daba las órdenes de demora y velocidad; un único oficial puede dar órdenes al timonel en cada momento. El que se encarga de darlas debe decirlo, “tomando la voz” cuando entra de guardia o cuando el que lleva la voz debe ausentarse del puente. El timonel sólo le escuchará a él o al comandante del barco, sobre el papel. Por cierto, en España los barcos los manda el comandante del barco, independientemente del grado que tenga. En los USA se le llama “captain” al comandante, que es constantemente traducido por “capitán” del barco. Otra cosa de la que mucha gente está convencida es que en el Ejército a los superiores se les dice “señor”. No en nuestro ejército. En los campamentos (bootcamps de formación norteamericanos, los reclutas tienen que empezar y terminar las frases con la palabra “señor”. De ahí el famoso “¡Señor, sí señor!. Las primeras carreritas de castigo (¡Dos vueltas al Palo Mayor de la Escuela!) que nos marcamos en la Escuela Naval Militar fueron por llamar “señor” a un oficial. Aprendimos rápidamente a no hacerlo.

Pocas veces se puede disfrutar tanto, estimados lectores. –¡TODO A BABOR AL 260! –¡AVANTE TODO! –¡¡¡VAMOS A POR ESE HIJO DE #####TAAAAAAA!!! –¡LO TENEMOS EN EL SONAR POR LA AMURA DE ESTRIBOR AL 285! –¡TODO A ESTRIBOR AL 285! –¡AÚN NO PODEMOS FIJARLO! –¡¡¡VAMOS, VAMOS, VAMOS!!! Y luego nos hundía, claro está. Pero fue muy divertido.

Consultorio CPI: Multiplicación gráfica

Carolina, Optimus y Martixx nos han enviado un vídeo, tanto para preguntarnos por el mecanismo de multiplicación gráfica como para que disfrutemos de su simplicidad. No conocía este método “pedestre” de multiplicación, me ha parecido muy interesante. ¡Gracias a los tres!

Veamos el vídeo:

No hay truco, estimados lectores. En el vídeo se hace una multiplicación en toda regla, y además usando el viejo método de toda la vida. Pongamos el primer ejemplo, el de la multiplicación de dos cifras: Dibujamos las rayas de las decenas (2 en una dirección, 1 en otra) y de las unidades (1 en una dirección, 3 en otra). Nos aparecen cuatro zonas de cruce: Decenas con decenas, dos cruces de decenas con unidades y un cruce de unidades con unidades. El número de decenas con decenas es el número de centenas (10×10=100), los dos de decenas con unidades son las decenas (10×1=10) y el de unidades con unidades da las unidades (1×1=1). El método es el mismo que usamos para multiplicar de la manera habitual, sólo que en vez de hacer 2×3=6 hacemos un cruce de dos líneas con tres líneas y claro, salen seis puntos de corte.

Tomemos una de nuestras Servilletas de Bar™ para verlo más claro (clic para ampliar):

Es simple, pero es bonito. No es que me vaya a poner a multiplicar así a partir de ahora, pero me ha encantado verlo.

Actualización: En el foro hay comentarios y enlaces interesantes.

[Libro] En el nombre del cerdo (2007-04)


Título: En el nombre del cerdo
Autor: Pablo Tusset
Tema: Narrativa
Editorial: Destino
Páginas: 443
ISBN: 84-233-3681-4
Idioma: Castellano

Segundo libro de Pablo Tusset [PT], que comenzó su andadura en la literatura con Lo mejor que le puede pasar a un cruasán, una de las mejores novelas de detectives de todos los tiempos. Si no la han leído ya, se la recomiendo encarecidamente. El autor escribe en permanente estado de gracia. Quitando el final, que es siempre difícil que guste a todo el mundo, la novela es magistral.

Pero hablemos de ésta, y no de aquélla. Vi esta novela en verano, pero no le he podido hincar el diente hasta ahora. De nuevo, una novela de detectives. Hay demasiadas cosas que me gustaría comentar, pero que no puedo porque son parte fundamental de la trama. Me duele la lengua de tanto mordérmela, y he borrado unas cuantas frases mientras hacía esta crítica porque veía que les podía destripar partes de la novela, estimados lectores.

En resumidas cuentas, una señora aparece asesinada en un pueblo de la frontera entre Lérida y Huesca, cerca de la frontera con Francia. El cadáver aparece horriblemente mutilado, pues la mataron como si fuera un cerdo: la pasaron por todas las fases de procesado en un matadero, y acabó despiezada para su envío, igual que un gorrino. En la boca de su cabeza cortada aparece un papel con la frase En el nombre del Cerdo. La policía se pone manos a la obra para intentar descubrir al asesino/matarife. Simultáneamente, seguimos la vida de T., un policía con un secreto que ha pedido una excedencia en los USA y conoce a una chica en Nueva York. Ambas historias confluirán hacia la mitad de la novela, para irse acercando al final a un ritmo creciente: Cuando quedan doce páginas para el final de la novela seguimos sin tener ni idea de qué puede estar pasando. Y, de repente, los acontecimientos se precipitan.

Uno de los personajes de la novela es un escritor que hace seis años publicó una novela de éxito. La descripción del personaje es, además, bastante parecida a la foto (un óleo basado en una foto, en realidad) del autor que aparece en la chaquetilla del libro. Yopamique PT se ha permitido un cameo a lo Hitchcock en su novela.

Yo, qué quieren que les diga, estimados lectores, esperaba mucho más de PT. Hay una cosa en la novela que no les puedo contar pero que me parece absolutamente imperdonable. El autor se pasa páginas y páginas construyendo una parte de la historia y de repente tira de la cadena (no puedo ser más explícito sin desvelar algo importante). ¿Por qué? ¿Para qué? ¿A santo de qué? ¿Qué ganas con esto, PT? De ahí en adelante, la novela pierde casi todo su atractivo. Al menos, eso me pasó a mí.

El principio, con la descripción del comisario recibiendo las explicaciones sobre el crimen, y el final, donde línea a línea vamos descubriendo todas las piezas que hacen que el puzzle esté completo, son dos muestras de brillantez escritora. PT lo borda. Sin embargo, las decisiones (y sobre todo una) que toma PT destrozan la novela, a mi parecer. La acabé sin gusto, sólo por saber quién era el asesino (no es el mayordomo, al menos), habiendo perdido todo el interés por la historia.

Mi nota: Decepcionante.

Oferta de trabajo

Actualización: Ya hay un CPIero en el laboratorio. Muchas gracias a todos. En breve comunicaré personalmente al resto de candidatos el fin de este proceso de selección.

Esto va en serio, estimados lectores. Tenemos alguna dificultad en nuestro laboratorio para encontrar candidatos con vistas a un par de proyectos gordos que se nos avecinan, así que aprovecho que hay muchos ingenieros entre los lectores para, con autorización de mis superiores, dar más difusión a esta oferta.

Repito: Esto es de verdad, es una oferta de trabajo seria. A ver cómo la redacto en plan anuncios del periódico:

Empresa del sector aeroespacial busca profesional para incorporación inmediata en proyectos aeroespaciales de comunicaciones ópticas inalámbricas para entornos intrasatélite (algunos en curso, otros a futuro: de la Agencia Espacial Europea, NASA y Plan Nacional de Espacio).

Requisitos inleludibles:
Ingeniería Superior1 de Telecomunicación, especialidad Electrónica.
Grandes conocimientos de electrónica digital y analógica.
Mínimo de tres–cuatro años de experiencia demostrable en proyectos de telecomunicaciones, incluyendo diseño.

La labor a la que se dedicará será diseño electrónico para Espacio, incluyendo:
– Electrónica analógica: acondicionamiento de sensores de diferentes tipos.
– Electrónica digital: trabajo con microcontroladores, CPLDs y FPGAs.

Se valorará un BUEN nivel de inglés.

Se ofrece:
Incorporación inmediata.
Sueldo a convenir.
Contrato indefinido.

Daré más detalles a los que los soliciten, por correo electrónico. Soy el contacto para los candidatos que se presenten por esta vía, así que escriban al correo de CPI, visible arriba a la izquierda de la página. Se responderá a todos los candidatos y, si procede, se les citará para una entrevista en las instalaciones del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial en Torrejón de Ardoz, Madrid, que es donde se desarrollará el trabajo.

Estimados lectores: ¿Cumplen con estas características? ¿Conocen a alguien que las cumpla? ¿Les apetece trabajar en proyectos de investigación aeroespacial? ¿Quieren disfrutar de un ambiente joven y dinámico (tenía que decirlo :) )? Difundan esta oferta entre sus amigos telecos, por favor.

Sé que no es ésta la manera habitual de hacer ofertas de trabajo. Normalmente utilizamos otras vías, pero esta vez no encontramos candidatos en el plazo que nos gustaría, así que hemos decidido ampliar los canales. Paralelamente a este anuncio recurriremos a Infojobs y otras páginas de empleo. Si de aquí sale un candidato, podrá decir que CPI le fue útil, paradójicamente.

Gracias por la ayuda, estimados lectores. Esta vez no hay CPIadas. Sé que sabrán comprenderlo.

1: Ya sé que no es el nombre oficial, pero nos entendemos.

Actualización: El anuncio cumplió con su misión y ya tenemos un nuevo ingeniero en el laboratorio. Muchísimas gracias a todos.

Consultorio CPI: Energía corporal

xEro nos pregunta:

Primero que nada felicitarles por el blog, sin duda el mejor entre los que leo.

Mi pregunta surge un día de vacaciones en el sur de Gran Canaria. Hacía mucho calor y una amiga me prestó un abanico. Mientras me echaba fresco pensé en la noticia que leí hace poco sobre la empresa que descubrio la supuesta “energia libre”. Entonces se me encendió una luz:

Si me abanico, utilizo energía de mi cuerpo; esta energía producida por mis músculos para mover el abanico hace que se calienten. Y por otra parte tengo el abanico que me enfría otra parte del cuerpo…¿No se imaginan la pregunta? ¿Sirve de algo entonces abanicarme? Si por un lado gasto la misma energia que convierto en viento… entramos en un bucle por llamarlo de alguna forma. Desde entonces prefiero sentarme y estarme quieto…

Buena pregunta, amigo xEro. Algo nihilista, pero así es la termodinámica. Tus músculos convierten energia química en energía cinética (movimiento). Pero son termodinámicamente imperfectos, como cualquier otra “máquina” en el mundo (segundo principio de la termodinámica: nunca podrás convertir completamente energía en trabajo: siempre se te escapará algo de calor).

Esa energía cienética de tu brazo es usada para impulsar aire que hace que se evapore el sudor de tu cara, que al evaporarse extrae energia del entorno (calor de evaporación) y te hace sentir fresquito (detallaremos esto en otra entrada del consultorio).

Lo importante es que no toda la energía química de tus músculos se convierte en calor, sino sólo una parte. El resto es energía cinetica del brazo que mueve el abanico que mueve el aire… Si toda tu energia química se convirtiera en calor, en efecto, no serviría de nada abanicarse. No podrías, de hecho, porque al no haber energía cinçética tu brazo no se movería.

Hay una ley de Murphy que dice que para limpiar algo necesitas ensuciar otra cosa. Pues, en efecto, para enfriar algo necesitas calentar otra cosa. Y sin embargo, compensa (¿quién no ha agradecido un abanico en un día caluroso de verano?).

Página 30 de 177« Primera...1020...2829303132...405060...Última »