18 responses

  1. Delirium
    18 de agosto de 2007

    Uhmm, otro libro interesante…

    Yo no diría que TeX fue creado por la comunidad GNU/Linux, aunque indudablemente han contribuido a su expansión y mejora. TeX fue creado por Donald Knuth, un monstruo de la informática, y casi padre de la algoritmia moderna. LaTeX, por otro lado, fue creado por otro brillante informático, Leslie Lamport, el cual ideó un concepto muy sencillo (los más complicados de idear) y hoy ampliamente usado en sistemas distribuidos: los relojes lógicos de Lamport, que, en esencia, no cuentan el tiempo sino el momento en que se producen eventos relevantes para el sistema.

    Pues eso, dos monstruos y mucha gente a la que agradecer cosas.

    Un saludo.

  2. Leafar
    18 de agosto de 2007

    No sé si se comenta en el libro, pero a mí me llama extraordinariamente la atención nuestra absoluta incapacidad para imaginar el increíble número de sucesos que pueden a priori acontecer en un momento dado. Si pudiésemos al menos estimarlos en nuestras vidas personales, estoy seguro que no sólo no nos asombraríamos por lo que denominamos “coincidencias” sino que incluso nos daríamos cuenta de que se deben producir, mejor dicho, se tienen que producir, muchas más de las que en realidad tenemos conocimiento.

  3. Paquito
    18 de agosto de 2007

    Tomo nota porque este tipo de cosas me interesan :-)

    Tengo que revisar tu blog en busca de libros relacionados con la teoría de juegos (que ahí es dónde se parte el bacalao de verdad :-)).

    Un cordial saludo y mil gracias por la recomendación :-)

    Paquito.
    http://paquito4ever.blogspot.com

  4. Remo
    18 de agosto de 2007

    Paquito: de teoría de juegos exclusivamente recuerdo haber leído hace mucho uno que se llamaba “El dilema del prisionero”, de Alianza Editorial. Pero eso fue en mi etapa pre-CPIera, por lo que el libro no está aquí.

  5. rmcantin
    18 de agosto de 2007

    En el foro CPI ya se hablo de que el cerebro no esta bien cableado para el azar, incluso con un experimento y todo. Los numeros naturales es el perfecto ejemplo de una distribucion equiespaciada de todos los numeros.

    Aqui lo explico con mas detalle.

    Por cierto, a cuento del ultimo punto, Einstein defendia que el azar cuantico es precisamente un azar debido al desconocimiento, ya que en ese mundo tan pequeño, hay muchas cosas que no podemos observar propiamente o sin alterar el sistema. Es lo que se conoce como observabilidad parcial.

  6. Ricardo
    19 de agosto de 2007

    Sabeís si este libro sólo se encuentra en inglés? Gracias.

  7. Remo
    19 de agosto de 2007

    Ricardo: Creo que sólo está en inglés. Del mismo autor en castellano hay otro, pero es un libro de texto: Probabilidad y estadística, traducción de Probability and Statistics.

  8. Ricardo
    19 de agosto de 2007

    Gracias por esa referencia. El mes que viene me lo leeré, ya que este cuatrimestre me toca la asignatura de Probabilidad y Estadística en la carrera jeje.

    Por cierto Remo, no se si eres muy aficionado a la Economía, pero te recomiendo que leas si puedes: El economista camuflado, de Tim Harford. No te arrepentirás ^^

    Saludos!

  9. Remo
    20 de agosto de 2007

    Ricardo: No me arrepentí :) Muchas gracias por la recomendación.

  10. Lansky
    20 de agosto de 2007

    Hace poco salió un político diciendo que tenía un estudio que “demostraba” que la publicación de noticias de maltratadores de mujeres incitaba a más maltratos. ¿La razón? Que en los días posteriores al suceso se acumulaban más sucesos de la misma índole que en otros momentos. Nadie le explicó al indivíduo qye en series de tamaño pequeño las distribuciones temporales no se adaptan a una curva normal, sino de Poisson y que el azar concentra sucesos, como en el primer cuadro de nubes de puntitos.

  11. Neikos
    20 de agosto de 2007

    Pues es curioso, pero yo tengo un amigo al que siempre le gano en cualquier cosa que requiera azar. Y es solo con ese… de hecho el lo sabe y aunque lo intenta siempre pierde :)

  12. Víctor
    21 de agosto de 2007

    Sabeis de algún libro como este pero en español? Alguna recomendación? Muchas gracias.

  13. Hertz
    22 de agosto de 2007

    Este mismo ejemplo gráfico sobre como el cerebro confunde las distribuciones aleatorias aparecio, hasta donde yo sé, originalmente en una de las recopilaciones de artículos de Stephen Jay Gould (http://es.wikipedia.org/wiki/Stephen_Jay_Gould), y todas esas recopilaciones están traducidas al castellano. A ver si tengo tiempo esta noche o mañana y miro cual de ellas es.

    PS: Un poco de investigación en Internet (http://magic.tcgplayer.com/db/article.asp?id=2908 – en inglés) apunta a la recopilación “Brontosaurus y la nalga del ministro”, que recomiendo encarecidamente :)

  14. Koki
    22 de agosto de 2007

    Algunas de las ideas del libro las he leido en un libro de John Allen Paulos titulado “Érase una vez un número”. El autor también tiene otros libros muy interesantes sobre matemáticas traducidos al castellano.

  15. Delirium
    24 de agosto de 2007

    Saber de estadística y, en general, matemáticas es mucho más importante de lo que mucha gente cree. Fundamentalmente porque nos da una medida más acertada de la realidad, pudiendo evaluar riesgos, problemas, accidentes, etc. Y no saber puede condenarte.

    Lo digo al hilo de esto que he encontrado, donde, independientemente de si es o no culpable, la condena parece basarse en un cálculo de probabilidades a posteriori que tanto exasperaba a Feymann.

    Ya digo que ignoro si la enfermera es culpable. Pero que se sentencie a causa de mala ciencia es preocupante.

    Un saludo

  16. Tony Montana
    26 de agosto de 2007

    Saludos, es mi primera visita a este blog y la verdad es que parece más que interesante, si bien largo como él solo. habrá que dedicarle tiempo 😉
    Sólo quería apuntar un detalle sobre el dibujo de puntos aleatoriamente distribuidos. Aprendí en mi asignatura de física en la carrera, que en toda distribución de ese estilo (puntos en 2D o 3D), no se es más azaroso por parecer “homogéneo”, ya que dicha homogeneización expresa no aleatoriedad, debido a que tanto las áreas “vacías” como las distancias entre puntos cercanos tienden a ser iguales y en consecuencia no accidentales.
    Qué malas pasadas nos gastan de vez en cuando los sentidos…

Leave a Reply

 

 

 

Back to top
mobile desktop