CPI (Curioso pero inútil)

En directo en la Red desde 11111010100

[Libro] Sherlock Holmes: Las Novelas (I) (2007-25)


Título: Sherlock Holmes: Las Novelas (I)
Autor: Arthur Conan Doyle
Tema: Narrativa
Editorial: Alianza
Páginas: 416
ISBN: 978-84-20-66648-8
Idioma: Español
Traductores: Álvaro Delgado Gal y Juan Manuel Ibeas Delgado

Me apetecía ponerme con la integral de Sherlock Holmes (=1/2· (Sherlock Holmes)2+C). He leído unos cuantos relatos y una de las novelas (el sabueso de los Baskerville), pero el otro día vi esta edición de todas las novelas a un precio estupendo y me compré los dos tomos. Y ya tengo los 56 relatos en un solo tomo, 1000 páginas de nada, que pienso disfrutar como un enano. ¡Viva el verano!

En la primera novela (estudio en escarlata) conocemos al doctor Watson, alter ego del propio autor. Watson es médico (Como Conan Doyle) y tras un mal tiro que le atravesó la pierna en Afganistán retorna a Inglaterra con una magra pensión. No tiene dinero para una casa, así que le pregunta a un amigo si conoce a alguien que quiera compartir piso. Y el amigo, Stamford, le habla de un tal Sherlock Holmes, un tipo un poco peculiar que vive en el 221B de Baker street. Conocemos así al ínclito detective, su drogadicción, su íntimo interés por resolver los casos más difíciles, su vanidad “al descuido”, como si decir que él es el mejor del mundo fuera tan obvio como decir que el cielo es azul. Las primeras frases de Sherlock ya nos dan una idea del personaje:

[…]–¡Ya lo tengo, ya lo tengo! –gritó a mi acompañante mientras corría hacia nosotros con un tubo de ensayo en la mano–. He hallado un reactivo que precipita con la hemoglobina y solamente con ella.
El descubrimiento de una mina de oro no habría encendido placer más intenso en ese rostro.
–Doctor Watson, el señor Sherlock Holmes– anunció Stamford a modo de presentación.
–Encantado– dijo cordialmente mientras me estrechaba la mano con una fuerza que su aspecto casi desmentía–. Por lo que veo ha estado usted en tierras afganas.
–¿Cómo demonios ha podido adivinarlo?– pregunté lleno de asombro. […]

El personaje de Sherlock está inspirado en en un profesor que tuvo Doyle, Joseph Bell. Tras unas pocas frases con un paciente, anunció a sus estudiantes que muy probablemente el paciente era un sargento de la Marina recientemente retirado que había estado destinado con su regimiento de Highlanders (escoceses) en Barbados. Cuando todos se quedaron con la boca abierta, Doyle el primero, Bell se explicó: El acento del paciente era claramente escocés. Era un hombre respetuoso, pero no se había quitado el sombrero, tal y somo se hace en la Armada. Por tanto, no podía llevar mucho tiempo retirado cuando aún no se había hecho a las costumbres civiles. Su enfermedad era elefantiasis, muy propia de las Indias Orientales, de las cuales Barbados era el centro inglés. Joseph Bell se sintió muy orgulloso de ser la fuente de inspiración de Sherlock Holmes, e incluso prologó uno de los libros.

Las novelas de Sherlock son un clásico. En las dos de este volumen (Estudio en escarlata y El valle del terror) se introduce una mini-novela del oeste en cada una, curiosamente. En la segunda novela (la cuarta cronológicamente) aparece la figura malévola y omnipotente del Doctor Moriarty, físico :), galardonado autor del libro Dinámica de un asteroide y muy respetado por todos. Sólo Sherlock Holmes intuye que Moriarty es en realidad un genio del mal.

Sherlock es un clásico. En la Wikipedia hay un artículo muy interesante sobre él (Sherlock Holmes), que contiene, además de todas las obras, un montón de datos CPI, como la consabida inexistencia de la frase “Elemental, querido Watson”.

Holmes se hizo tan famoso que su autor se sintió secuestrado por él. Decidió matarlo y lo tiró por una cascada en el relato nº 23. La reacción popular fue tan desmedida (la gente se paseaba con crespones negros por delante de casa de Doyle) que lo tuvo que resucitar, y bien resucitado, pues duró otros 33 relatos más.

Hace un tiempo bromeábamos con la posibilidad de que a Lorenzo Silva le asaltase la misma sensación con Bevilacqua y Chamorro, los dos picoletos más molones de la literatura. El propio Lorenzo Silva nos dejaba un comentario en la entrada tranquilizándonos :)

Sherlock Holmes es un Imprescindible de la literatura.

29 comentarios en “[Libro] Sherlock Holmes: Las Novelas (I) (2007-25)

  • ¡Genial Sherlock! Es uno de mis personajes favoritos y su aparición en CPI me encanta.
    Le he dedicado tres entradas en mi blog y estoy preparando otra más ambiciosa sobre la ubicación del 221b de Baker Street.
    ¡Con todos los relatos que te vas a leer seguramente le tendremos de vuelta por aquí!

  • Las aventuras de Holmes son tremendas, desde luego. Como dice Homer Simpson a Ned Flanders cuando muere su mujer, para animarle a que busque novia:

    -Ned, en estos momentos Maude seguramente está en el cielo, que está lleno de esos solteros de oro como Einstein o Sherlock Holmes.

    -Pero Homer, Sherlock Holmes es un personaje de ficción.

    -¡Sí, y menuda ficción!

    La resurrección de Holmes, aparte de eso que has dicho de los crespones y la presión popular, se debió también a que a Conan Doyle le ofrecieron pagarle la fastuosa cantidad de una guinea por palabra, que si ya es una cantidad respetable hoy en día en aquellos tiempos debía ser una fortuna.

  • Remo dice:

    La resurrección de Holmes, aparte de eso que has dicho de los crespones y la presión popular, se debió también a que a Conan Doyle le ofrecieron pagarle la fastuosa cantidad de una guinea por palabra, que si ya es una cantidad respetable hoy en día en aquellos tiempos debía ser una fortuna.

    Compararé las longitudes de los relatos posteriores al 23 para ver si se alargan y podemos llamarle “pillín” a Conan Doyle :)

  • Ja, ja, ja. Vamos, yo lo haría seguro, diálogos a lo Bendis:

    -¿Está seguro, Holmes?

    -Claro que sí, Watson.

    -Pero seguro seguro seguro seguro?

    -Sí.

    -Ah, vale.

    -Bien.

    -Muy bien.

  • emilio dice:

    ¿Es verdad que Dr. House y el doctor Wilson son el equivalente “en medicina” a Sherlock Holmes y Watson?

    No recuerdo donde lo oí. Solo quería saber, de alguien que haya leído Holmes y haya visto House, si realmente son tan parecidos.

    Saludos

  • Remo dice:

    Emilio: Del blog de mi admirada Daurmith:

    House es Holmes. Un Holmes cambiado de sitio y de época, pero el parecido ha sido buscado con mimo e ingenio; y a veces con refrescante descaro. ¿Lo vemos? Venga, veámoslo, que es divertido.

    House tiene un sólo amigo: el doctor James Wilson. Holmes tenía un sólo amigo: el doctor John Watson. Ambos son buena gente, mujeriegos, menos brillantes que sus dotados amigos, pero sienten hacia ellos una amistad sincera y fuerte.

    House es adicto a las drogas (Vicodin). Holmes era adicto a las drogas (cocaína).

    House es un misántropo que odia ver a sus pacientes y no siente el más mínimo interés por sus problemas personales a no ser que tengan relación directa con el diagnóstico. Holmes sentía la misma aversión a establecer lazos emocionales con sus clientes y sólo se interesaba por los datos que tuvieran relación directa con el caso.

    El primer paciente de House en la serie se apellidaba Adler. Irene Adler fue la mujer que más influyó en Sherlock Holmes.

    House no vacila en romper las reglas, ignorarlas, torcerlas y torturarlas de todas las maneras posibles hasta conseguir el diagnóstico, a veces asumiendo riesgos terribles para sí y para el paciente. Holmes mostraba una parecida carencia de escrúpulos para conseguir solucionar sus casos.

    House toca el piano. Holmes tocaba el violín.

    House tiene un carácter irascible, aires de superioridad, y una irritante tendencia a creer que siempre tiene razón. Holmes también. Y ambos tienen razón (casi siempre).

    Ni House ni Holmes inspiran un especial cariño en la gente que tienen a su alrededor, pero sí que inspiran admiración y respeto.

    House vive en el 221B. ¿Necesito decir más?

  • Gustavo A. dice:

    Sherlock Holmes

    J. L. BORGES

    No salió de una madre ni supo de mayores.
    Idéntico es el caso de Adán y de Quijano.
    Está hecho de azar. Inmediato o cercano
    lo rigen los vaivenes de variables lectores.

    No es un error pensar que nace en el momento
    en que lo ve aquel otro que narrará su historia
    y que muere en cada eclipse de la memoria
    de quienes lo soñamos. Es más hueco que el viento.

    Es casto. Nada sabe del amor. No ha querido.
    Ese hombre tan viril ha renunciado al arte
    de amar. En Baker Street vive solo y aparte.
    Le es ajeno también otro arte, el olvido.

    Lo soñó un irlandés, que no lo quiso nunca
    y que trató, nos dicen, de matarlo. Fue en vano.
    El hombre solitario prosigue, lupa en mano,
    su rara suerte discontinua de cosa trunca.

    No tiene relaciones, pero no lo abandona
    la devoción del otro, que fue su evangelista
    y que de sus milagros ha dejado la lista.
    Vive de un modo cómodo: en tercera persona.

    Atiza en el hogar las encendidas ramas
    o da muerte en los páramos a un perro del infierno.
    Ese alto caballero no sabe que es eterno.
    Resuelve naderías y repite epigramas.

    Nos llega de un Londres de gas y de neblina.
    Un Londres que se sabe capital de un imperio
    que le interesa poco, de un Londres de misterio
    tranquilo, que no quiere sentir que ya declina.

    No nos maravillemos. Después de la agonía,
    el hado o el azar (que son la misma cosa)
    depara a cada cual esa suerte curiosa
    de ser ecos o formas que mueren cada día.

    Que mueren hasta un día final en que el olvido,
    que es la meta común, nos olvide del todo.
    Antes que nos alcance, juguemos con el lodo
    de ser durante un tiempo, de ser y de haber sido.

    Pensar de tarde en tarde en Sherlock Holmes es una de las buenas costumbres que nos quedan. La muerte
    y la siesta son otras. También es nuestra suerte
    convalecer en un jardín o mirar la Luna.

  • mariano dice:

    Sherlock Holmes fué uno de los primeros libros de detectives que leí, después de los de los tres investigadores claro. Los releí hace poco tiempo y los disfruté más que cuando era joven, al acabarlos, y como me supieron a poco, leí Arthur & George de Julian Barnes, que es una novela, más o menos detectivesca, sobre el autor de Sherlock Holmes, Conan Doyle, que, por cierto, me encantó.

  • Delirium dice:

    El encanto de las novelas de Sherlock me parece superior a las de otros detectives que le han sucedido. Por cierto, en la resurrección de Holmes tuvo mucho que ver su madre, que ya le había salvado antes la vida: en 1891 A.C. Doyle escribió a su madre harto del detective y mencionando la posibilidad de matarlo. La tajante respuesta de su madre fue: “No debes hacerlo, te lo prohíbo absolutamente”. La carta pospuso dos años la muerte del personaje.

    A.C. Doyle se interesó por la aeronáutica, medicina, automovilismo, boxeo, política (llegó a ser diputado) y participó en la guerra (de los Bóer). Con 55 años pidió ser admitido como voluntario en la 1era guerra mundial. Petición que no fue satisfecha, evidentemente.
    En fin, todo un personaje.

    Por otro lado, ¡Remo no nos ha dicho con qué relato se quedaría!

    Un saludo a todos.

  • Remo dice:

    Delirium: Con los relatos aún no me he metido. Prometo escoger un favorito. Pero para eso aún quedan otras dos novelas…

  • Conan Doyle era un hombre extraordinario, sin duda. El resto de su obra tiene también mucho interés, y el hombre escribió de todo: relatos de terror, de aventuras, históricos. Hay que citar la serie del Profesor Challenger, un personaje con muchos puntos en común con holmes que es por otra parte su opuesto:

    http://tienda.cyberdark.net/aventuras-del-profesor-challenger-n11199.html

  • tRaCk3r dice:

    Puedes poner el enlace a la tienda en dónde has comprado esos dos libros?

  • Kaytall dice:

    Me alegra recordar los agradables ratos que pase inmerso en el mundo Doyliano, que han sido muchos, y seran mas, porque aun no he terminado de leer la inmesidad de relatos que Doyle escribio.

    Aunque la mayoria de la gente opina que la mejor obra de Conan Doyle es “el sabueso de los baskerville”, yo me debato entre esta y “el signo de los cuatro” la segunda novela publicada sobre Holmes, y con la que seguro que disfrutaras, ya nos contaras cual es tu preferido.

    saludos
    Kaytall

  • Yon dice:

    Yo, por tocar las narices, diré que el actual 221b de Baker St. no coincide con el de la época victoriana, así que Google Maps falla en este caso :P.
    El museo de Sherlock Holmes está situado en otro lugar “del que no puedo acordarme” mas próximo a donde estaba entonces el 221b. Así, espero con ansiedad el artículo al respecto de Evil Preacher (tiene todo mi apoyo).

  • A propósito de la relación entre Sherkock y House se podría subrayar, a propósito del primer punto que señalas, el paralelo con la amistad con Wilson/Watson, que ambos doctores responden a las mismas iniciales “J.W”, a demás, si bien Watson se llama “John” casi todo el rato, en “Hombre del labio retorcido” su mujer le llama “James”. House también comparte su piso con Wilson durante algunos capítulo.

  • Juanjo dice:

    ¡Qué recuerdos!

    En mi primer viaje a Inglaterra compré en una librería de ocasión “The adventures of Sherlock Holmes” por 1 libra. Es una edición baratilla de la editorial Wordsworth Classics pero que contiene desde “Estudio en escarlata” hasta “The adventure of the final problem”, en una especie de facsimil de las publicaciones originales en “The Strand Magazine”.
    Me dejé dos dioptrías leyendo esa letra diminuta pero valió la pena, porque además, contiene las ilustraciones originales de Sidney Paget, que son las que nos han dado la imagen colectiva del famoso detective. Más tarde encontré, en alguna feria del libro de ocasión, la segunda entrega: “The return of Sherlock Holmes” con la famosa intriga del perro de los Baskerville.
    Nunca me ha cundido tanto una libra.
    Saludos CPIeros

  • ¡Una referencia explícita! en el capítulo 14 de la primera temporada “Control”, en contramos el diálogo siguiente:
    AP: ¿No es un poco raro que supiese que la paciente necesitaba un trasplante antes de hacer los anállisis?
    TBE: Así es House: sabe cosas.
    AP: Lo normal es que nos las restriegue por la cara para que creamos que es Sherlock Holmes y esta vez no; tuvo una corazonada.
    NN: Pues sí que es raro.

    Lo acabo de ver ¡Qué casualidad!

  • javier dice:

    Ya era hora. Cuando terminé de leer los relatos de Conan Doyle sobre Sherlock Holmes, me resultó curioso saber que nunca se dijo aquello de “elemental Dr. Watson”. Hace de esto muchos años y por fin encuentro a quienes lo han leido y comprobado. Ya estaba por volver a leerlos y comprobarlo yo de nuevo. Pero ya no me hace falta, así que volveré a leerlos por el placer suponen las aventuras de tan insigne personaje. No conocía yo esto de los CPI. Lo de “elemental…etc” es de los más gordos en la historia y seguramente provenga de las adaptaciones cinematográficas, a las que no siempre hay que despreciar, y si no miremos el mito de Frankenstein, mejor conseguido en el cine (las primeras pelis) que en el libro de su inspiradora Shelley. Un beso a todos/as.

  • La frases “Elemental, querido Watson” se dice que procede de las adaptaciones teatrales de Gillette, si bien en los textos que se conservan no aparece tampoco.
    El primer registro que se conserva de esa frase está en la primera película sonora del personaje, con Clive Brook en el papel del detective The Return of Sherlock Holmes (1929).

  • svodoba dice:

    Una lectura fundamental….. A mi siempre me gustaron estos relatos, desde chico. Por cierto, hay un libro llamado Sombras sobre Baker Street, que mezcla a Holmes con los mitos de Chtulu, por si a alguien le gustan ambas cosas, como a mí.

  • Lansky dice:

    Como House (¿plagio u homenaje?) Holmes es fundamentalmente un “nard”, un empollón, un friky de la listeza y un tonto emocional. Y en eso se anticipó a muchos otros personajes. Los enemigos de House, en cambio y a parte de los pobres familiares de sus pacientes y los sufridos miembros de su equipo, son enfermedades auto inmunes y gérmenes diversos, todos muy abstractos. Holmes, en cambio, tenía un gran enemigo de su talla: Moriarty.

    Holmes os gusta tanto, al margen de sus propios valores literarios, porque era tan inaguantablemente listo como tantos de los que frecuentais este maravilloso blog.

    Una última cosa, Conan Doyle, el santo patrón del racionalismo y las artes de la lógica y la deducción “científica”, era un “fanático” del espiritismo. Y es que todos necesitamos válvulas de escape irracionalistas.

  • Lansky dice:

    corrección a error de tecleo: “nerd”, no nard

  • Alvaro dice:

    Desde hace un tiempo vivo en Edimburgo y siempre me encanta pasar junto a la estatua de Sherlock Holmes en Picardy Place de camino a casa, por cierto, en la misma plaza de esquina, esta el preicoso pub Conan Doyle, donde tomarse una pinta nunca esta de mas.

  • CosmoCAX dice:

    ¡Madre mía! ¡Pero como tienes tanto tiempo para leer! ¡Qué envidia!

    O es que lees una línea sí, y otra no… 😉

    Saludos

  • elston gunn dice:

    Hay algo curioso tambien sobre los libros de Holmes, y es que los relatos no son cronologicos, porque se “basan” en los apuntes de Watson que “escribió” los relatos cuando Holmes ya estaba retirado.
    por ejemplo, despues de que Doyle “matara” a Holmes el primer libro que sacó fue El Sabueso de los Baskerville, pero esta es una aventura que sucede ANTES de la “muerte” de Holmes. la primera aparicion de Holmes despues de su “muerte” fue en el relato de “La Casa Vacia”, en el libro “El Regreso de Sherlock Holmes”. por añadir mas datos, Holmes estuvo perdido 3 años entre “El Problema Final” (su muerte) y “La Casa Vacia” (la resurreccion del heroe).

    y por recomendar, hay una edicion muy voluminosa llamada “Todo Sherlock Holmes” editada por Catedra, que aparte de incluir todas las aventuras tiene unas notas a cada relato muy interesantes, asi como biografias de Connan Doyle, Holmes, Watson…y ¡hasta Moriarty!

    saludos.

  • Efectivamente, Elston, el la cronología holmesiana ha sido muy discutida y muchos estudiosos han propuesto la suya. En esta página se puede ver un esquema de las principales. Las de El regreso de Sherlock Holmes las escribió, efectivamente tras su retiro, pero hay otros factores que lían la madeja: como el hecho de que Watson se casara y luego volviera a vivir con el detective ¡le han adjudicado 2, 4 y hasta 4 esposas)! Los homesianos no se cansan de discutir sobre el particular.

  • […] Por si no visteis los comentarios del anterior artículo os aviso que Evil Preacher me dejó un enlace a su web con un alucinante artículo a la búsqueda de situación del 221B de Baker St., la supuesta casa de Sherlock Holmes (si hubiese existido). Algo que surgió de este gran artículo sobre las novelas de Sherlock Holmes. […]

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *